roble

Nombre científico:

Quercus robur

Nombre común:

Roble común

Familia:

Fagaceae

Origen:

Europa, Asia y América del Norte

Estilos y descripción:

Árbol caduco de tronco recto, corto y muy grueso en los ejemplares aislados. Ramas gruesas y tortuosas de coretza grisácea o blanquecina muy resquebrajada. Hojas grandes simples de composición alterna.

Muy popular como bonsai mediterráneo por su corteza craquelada y atractivo de sus hojas, se ven pocos ejemplares producidos desde semilla, esqueje o acodo. Se usa en todos los diseños aunque para ser coherentes con la naturaleza deberían ser siempre diseños masculinos.

Luz:

soleado

Pleno sol todo el año.

Temperaturas:

Aguanta el rigor del invierno sin problemas, con las temperaturas altas del verano se encuentra cómodo aunque podemos sombrear en las horas de mayor insolación.

10
grados

Humedad:

Se adapta a los climas secos pero prefiere los ambientes húmedos.

Sustrato:

Bien drenados, hay que evitar encharcamientos, akadama y kiryuzuna son ideales, pudiendo usar también humus de lombriz con algún separador como tepojal, grava volcánica o pómice.

Riego:

Riegos abundantes con sustratos bien drenados. No soporta el encharcamiento

Abonado:

En primavera tras la brotación. En otoño cuando empiece a moverse de nuevo tras el letargo estival.

Maceta:

Macetas sin esmaltar con un diseño acorde al estilo del bonsai.

Alambrado:

Usar siempre alambre de aluminio anodizado y vigilar ya que tarda poco en clavarse.

Trasplante:

Todos los quercus son sensibles al trasplante, realizar esta técnica lo más espaciada posible y sin podas drásticas de raíces ni quitar la tierra vieja.

Multiplicación:

Al ser una fabacea produce una gran cantidad de semillas (bellotas) muy fáciles de germinar sembrándolas frescas.

Injertos:

Injertos por aproximación.

Plagas y Enfermedades:

Normalmente atacados por pulgones y cochinillas, sin mayor repercusión.