olmo chino

Nombre científico:

Ulmus parvifolia

Nombre común:

Olmo Chino

Familia:

Ulmaceae

Origen:

China, Japón, Corea del Norte y Vietnam.

Estilos y descripción:

Popularmente se la conoce como Zelkova parvifolia, denominación que recibía anteriormente, pero su nombre científico actual es Ulmus parvifolia Jacq., perteneciente al género Ulmus y no al género Zelkova

Árbol caduco que puede alcanzar los 20 metros, con comportamiento de hoja semi perenne cultivado en clima mediterraneo. Hojas pequeñas, simples, aserradas y alternas. Nervadura muy señalada de color verde intenso.

Uno de los más populares bonsai debido a su versatilidad y su capacidad para tolerar un amplio rango de temperaturas, la luz y las condiciones de humedad, el olmo chino es una opción muy popular, y es tal vez el único y más ampliamente disponible. Se considera una buena opción para principiantes debido a su alta tolerancia a la poda. Admite todos los diseños.

Luz:

soleado

Un árbol que debería estar siempre a pleno sol independientemente de la estación sin necesidad de sombreo.

Temperaturas:

Aguanta calores de más de 45ºC pero por debajo no debería bajar nunca de -5ºC ya que podría quemarse.

5
grados

Humedad:

Gusta de ambientes muy húmedos pero no se recomienda pulverizar.

Sustrato:

Crece bien tanto en sustratos pobres como en sustratos muy compactos ya que su capacidad de regeneración de raíces no tiene comparación, sin embargo un sustrato típico 70% akadama 30% kiryuzuna hará las delicias de un crecimiento sano y saludable.

Riego:

Riegos abundantes. No es nada exigente con la calidad del agua, aunque en riegos con agua muy dura aparecerán manchas de cal en las hojas y un sarro blanquecino amarillento en la base del tronco y superficie del sustrato.

Abonado:

Su despertar primaveral es temprano, casi entrado el verano así que tendremos que esperar a verlo crecer para empezar a abonar tanto en la brotación primaveral como en la otoñal, ambas tempranas.

Maceta:

Siempre esmalte, colores crema y azul son los más destacados. La forma de la maceta dependerá del diseño del bonsai.

Alambrado:

Siempre con aluminio anodizado y vigilando que no se clave demasiado en la rama ya que su crecimiento es tan desemesurado que en poco tiempo se puede llegar a “tragar” el alambrado y podríamos tener un problema.

Trasplante:

Las raíces tienen un crecimiento muy vigoroso por lo que no podemos espaciar muchos los trasplantes, permite podas de raíces drásticas y limpiar todo la tierra vieja. Siempre antes de que empiece a brotar.

Multiplicación:

Extraordinariamente fácil por esqueje y acodo.

Injertos:

Injertos por aproximación.

Plagas y Enfermedades:

Usualmente atacados por pulgón verde, mosca blanca, cochinilla lapa dando lugar al hongo negrillo.