naranjo

Nombre científico:

Citrus myrtifolia

Nombre común:

Naranjo

Familia:

Rutaceae

Origen:

Sur de Asia, extendido por los árabes desde India a Siria, Palestina y al resto del Mediterráneo.

Estilos y descripción:

Árbol cítrico perenne de pequeño tamaño hasta 4 metros. Crecimiento lento con hojas pequeñas lanceoladas simples y alternas que recuerdan a las del Myrtus communis de ahí su nombre. Floración extraordinariamente aromática. Fruto pequeño y amarillento que persisten varios meses en la planta.

Debido al tamaño de su hoja y fruto son ideales para hacer ejemplares pequeños y medianos. Ideales para estilos verticales con aspecto naturalista.

Luz:

soleado

Pleno sol durante todo el año.

Temperaturas:

No tiene problemas con altas temperatura en verano, no es necesario sombrear ni proteger. En invierno resguardar de fuertes heladas.

1
grados

Humedad:

Un árbol adaptado a climas húmedos y secos, no hace falta pulverizar.

Sustrato:

Sustratos drenados, ideal akadama y kiryuzuna al 70/30, en este caso también es conveniente aportar algo de pómice a la mezcla. Como alternativas podemos usar humus de lombriz con algún separador como tepojal, grava volcánica o pómice.

Riego:

Riegos abundantes con sustratos bien drenados.

Abonado:

Siempre en primavera y otoño con abonos sólidos orgánicos.

Maceta:

Maceta siempre esmaltada, el azul será siempre un acierto ya que destacará el verde de su hoja, blanco de su flor y anaranjado de su fruto. El diseño de la maceta dependerá del diseño del árbol.

Alambrado:

Usar siempre alambre de aluminio anodizado.

Trasplante:

En los trasplantes podremos hacer podas drásticas de raíces y lavar a conciencia retirando toda la tierra vieja.

Multiplicación:

Funciona bien por acodo, fácil de esquejar y admite también la producción por semillas frescas que produce abundantemente mediante sus naranjas.

Injertos:

Siempre por aproximación.

Plagas y Enfermedades:

Pulgón en brotes tiernos pero sin gran repercusión.