ficus retusa

Nombre científico:

Ficus microcarpa

Nombre común:

Ficus microcarpa

Familia:

Moraceae

Origen:

Desde el sur y sureste de Asia hasta Australia; sur de China, Filipinas, Borneo, Malasia, etc

Estilos y descripción:

Los ficus debido a su fuerza y velocidad de crecimiento lucen mucho mejor en estilos muy masculinos, compactos y con troncos poderosos. Un ficus con el doble de ancho que su altura queda perfecto y armonioso.

Es un árbol majestuoso apreciado por su gran resistencia y versatilidad a la hora de aplicar cualquier técnica (excepto maderas muertas), Emite raíces aéreas y fusiona de una manera espectacular, la lustre de sus hojas y fructificación de higos lo convierten en el rey de los tropicales.

Luz:

soleado

Un árbol que debería estar siempre a pleno sol independientemente de la estación sin necesidad de sombreo.

Temperaturas:

Aguanta calores de más de 45ºC pero por debajo no debería bajar nunca de 5ºC ya que podría quemarse.

5
grados

Humedad:

Como buen tropical gusta de ambientes muy húmedos pero no se recomienda pulverizar ya que su madera es blanda y tiene facilidad para alojar hongos.

Sustrato:

Crece bien tanto en sustratos pobres como en sustratos muy compactos ya que su capacidad de regeneración de raíces no tiene comparación, sin embargo un sustrato típico 30% kiryuzuna 70% akadama hará las delicias de un crecimiento sano y saludable.

Riego:

Riegos abundantes. No es nada exigente con la calidad del agua, aunque en riegos con agua muy dura aparecerán manchas de cal en las hojas y un sarro blanquecino amarillento en la base del tronco y superficie del sustrato.

Abonado:

Su despertar primaveral es tardío, casi entrado el verano así que tendremos que esperar a verlo crecer para empezar a abonar tanto en la brotación primaveral como en la otoñal, ambas tardías.

Maceta:

Le van bien tanto esmaltes como macetas sin esmaltar, preguntado a mi maestro en Japón Nobuichi Urushibata sobre qué color le pondría de maceta él a un ficus su respuesta fue “rojo”.

Alambrado:

Siempre con aluminio anodizado y vigilando que no se clave demasiado en la rama ya que su crecimiento es tan desemesurado que en poco tiempo se puede llegar a “tragar” el alambrado y podríamos tener un problema.

Trasplante:

El crecimiento de las raíces depende del riego que hagamos ya que suelen acomodarse si tienen riegos abundantes y apenas generan raíces por lo que podríamos espaciar mucho los riegos.

Multiplicación:

Difícil por semillas de los higuitos, extremadamente fácil por esqueje y acodo.

Injertos:

El ficus sin duda es el rey de los injertos ya que admite todas las variedades hasta el punto de poder injertar sólo poniendo una rama en contacto con otra ya que acabarán fusionándose y retroalimentándose.

Plagas y Enfermedades:

El ficus debido a su látex tóxico tiene pocos ataques, un clásico es el trip que lo identificaremos cuando veamos la hoja enrollada sobre si misma pero tendremos que prestar especial atención a los hongos.