encina

Nombre científico:

Quercus Ilex

Nombre común:

Encina, carrasca, chaparra o chaparro.

Familia:

Fagaceae

Origen:

Región Mediterranea

Estilos y descripción:

El árbol más abunante de la península ibérica, cada año brotan y despaarecen millones. Perenne de talla media baja que puede alcanzar los 25 metros. Hojas provistas de fuertes espinas por lo que son muy difíciles de trabajar sin defoliar. El tronco se va oscureciendo a medida que crece hasta volverse prácticamente negro.

En bonsai lucen mejor siempre en estilos naturalistas con troncos potentes y compactos. El tamaño puede variar ya que la hoja es fácil de reducir de tamaño.

Luz:

soleado

Pleno sol todo el año.

Temperaturas:

Aguanta perfectamente las horas más fuerte de sol en verano y heladas.

1
grados

Humedad:

Prefiere los climas secos. Nunca pulverizar.

Sustrato:

Poco exigente con la calidad del sustrato aunque prefiere los sustratos bien drenados, perfecto sustrato akadama y kiryuzuna 70/30 o en su defecto humus de lombriz con algún separador como tepojal, grava volcánica o pómice.

Riego:

Abundante con un sustrato bien drenado, moderado en caso de no estarlo. No le gustan los encharcamientos.

Abonado:

Siempre en las brotaciones primaveral y otoñal con abono sólido orgánico.

Maceta:

Debido a lo rústico de su porte y tronco negro lo mejor es siempe maceta sin esmaltar y cuyo diseño dependerá del diseño del bonsai.

Alambrado:

Con alambre de aluminio anodizado, por las fuertes espinas en sus hojas es mejor defoliar para realizar esta técnica.

Trasplante:

Son muy delicadas a los trasplantes sobre todo en sus primeros años, proceder con extrema precaución y no retirar toda la tierra.

Multiplicación:

Muy fácil mediante bellotas.

Injertos:

Por aproximación aunque tardan en tener éxito.

Plagas y Enfermedades:

La “seca de la encina” causado principalmente por el hongo Phytophtora cinnamomi que causa la podredumbre de raíces. Se puede prevenir con tratamientos de fungicida con base de Fosetil Al.