acer palmatum

Nombre científico:

Acer palmatum

Nombre común:

Arce palmatum, arce palmado japonés

Familia:

Aceraceae

Origen:

Japón, China y Corea del sur

Estilos y descripción:

Es un arbusto o árbol pequeño de hoja cauduca que difícilmente alcanza los 10 mts de altura. Suele crecer como árbol secundario a la sombra de otros árboles más grandes en bosques. Popular como bonsai por sus espectaculares coloraciones primaverales y otoñales.

Admite prácticamente todos los estilos aunque en vertical formal queda “raro”, es de los pocos bonsais populares en estilo Kabudachi o tronco múltiple.

Luz:

nublado, sombrío

Es un árbol que crece en situaciones sombrías con sol filtrado por árboles de mayor tamaño por lo que es importante sombrear cuando tenemos fuertes insolaciones.

Temperaturas:

Hemos visto arces con gruesas capas de nieve sobre sus copas sin perjuicio alguno incluso hablando de bonsai. Aguanta fuertes temperaturas bajo cero pero no soporta el exceso de calor.

2
grados

Humedad:

Le gustan los climas húmedos pero frescos, en climas tropicales no se da bien por el calor independiemente del grado de humedad. Si el clima es seco no es necesario pulverizar aunque de hacerlo, tendremos que usar agua de la máxima calidad.

Sustrato:

Importantísimo un buen sustrato para esta especie da igual en cual de sus muchas variedades debido a la delicadeza de sus raíces, con 70% de akadama y 30% de kiryuzuna tendremos una garantía de éxito.

Riego:

El arce palmatum es el ejemplo que siempre uso para hablar de un árbol delicado a la calidad del agua, debido a lo fino de los poros en sus raíces, esta especie nesita un agua de mineralización muy baja, mejor si es agua de osmosis ya que de lo contrario sus raíces se verán obstruídas y en temporadas de calor no podrá surtir a la planta de agua y acabarán quemándose las hojas hasta llevarla a la muerte.

Abonado:

Nunca usar abonos líquidos y menos aun si son químicos, es importante la higiene de las raíces por lo que usaremos siempre abonos sólidos orgánicos de liberación lenta y que las raíces vayan obteniendo los nutrientes que quieran. Barra libre para las raíces. Abonar siempre en primavera y otoño.

Maceta:

Al ser un árbol de hoja caduca luce muy bien cualquier tono de esmalte, aunque tampoco se ve mal en macetas sin esmaltar, el diseño de la maceta depende siempre del diseño del árbol.

Alambrado:

Alambrar siempre con alambre de aluminio y, aunque es una planta que cicatriza biene, vigilar que el alambre no se clave para que no haga marcas feas. Cuidado al alambrar ramas ya lignificadas que en esa fase son muy quebradizas.

Trasplante:

Los arces bien cultivados emiten una gran cantidad de raíces por lo que tendremos que estar pendientes de los trasplantes. Pese a lo delicado de sus raíces para el cultivo y aunque parezca una contradicción, el arce es de los bonsais que más se pueden podar de raíces en los trasplantes casi hasta dejarlos como esquejes, no tienen ningún inconveniente para volver a emitir raíces como si nada hubiera pasado.

Multiplicación:

Es común ver en los arces semillas que producen al principio de la primavera, podemos guardarlas y sembrarlas cuando corresponda, también funcionan muy bien por esquejes y acodos.

Injertos:

El arce junto con el ficus es de las poquitas especies que fusionan entre si por lo que el injerto es muy fácil de hacer. Yo siempre recomiendo hacer injertos por aproximación, funciona también el del taladro pero siempre se verá que es un injerto y no queremos eso. El injerto de espiga se puede pero tampoco queda tan fino como el de aproximación.

Plagas y Enfermedades:

Tenemos que tener mucho cuidado con el hongo verticilos, los primeros síntomas son las hojas abombadas con las puntas hacia adentro. En brotes tiernos pueden aparecer pulgón verde y cochinilla algodonosa pero con poca asiduidad.